La oportunidad llegó…

Asi es amigos… eso por lo que fui, llegó y ni siquiera imaginan donde…. en esa justa semana en que la pase de la chingada en el café, un lunes antes teníamos una celebridad pero como yo no la hacía en mi vida, ni le tomé importancia, sólo saludé como lo educada que soy. (Era el senador de Cicero, IL. ) Pero este señor quería hacerse notar, así que se levantó fue al baño y pasó cerca de mi, me volteó a ver y se detuvo,  me dijo “yo a usted la conozco, yo le contesté con gesto en mi cara, claro que no, yo jamás lo había visto…” pero bueno para no hacerlo tan largo le conté la historia ya saben quien soy, de donde vengo y voy (ya perdí la cuenta y seguro seguiré contando) en fin se puso a mi orden, le comenté de el trabajo en que me habían votado y me dijo con singular alegría “ah el director de ahi es mi compadre” y así fue como llegó la oportunidad. Este señor me prometio que me recomendaria y conseguiría una cita con el dichoso director, yo no le crei, me dije es un político…. pues este político me envió un mensaje el domingo en la tarde, ya tenía una cita para el lunes a la 1pm. Para esto el jueves después de conocer al político yo abandoné el café por las razones antes contadas (historia pasada) y ya estaba en busca de un empleo de mesera otra vez (se ganaba cerca de 500dls al día, como no trabajar ahi), me fui a un concierto me tomé unos tintos y me envalente fui a un restaurante justo debajo del been y pedí trabajo, en inglés (jajajajajajaja…) tan bueno fue mi inglés que lo convencí… el encargado me dio una cita para el domingo a la 1pm, feliz de haber conseguido esa enttevista pues me levanté y  me fui a la dichosa entrevista pero nunca llegué  ya que hubo un evento en los trenes y los desviaron.  Sin embargo mientras llegaba a downtown, me llegó  un mensaje, si del político ya tenía día y hora, me sentí chingona y merecedora de eso que tanto habia buscado… 

Fui a mi cita y resulta que el trabajo ya era mío (justo como me ha sucedido en mis antiguos empleos) hice todo el trámite y me regresé a mi país natal, con gran emoción, esperanza y sintiéndome campeona por lograr eso que me había propuesto.

Mi familia no toda sabía, no quise contarles hasta que ya tuviera la visa de trabajo en mis manos.

La tuve, la tengo, vivo ahora en Illinois trabajando como psicoterapeuta…. en el más horrible trabajo que jamás hubiese imaginado…. to be continue….

Advertisements